La historia inconclusa

Si hay una sóla historia que podría decir me ha inspirado a escribir, esta fue y es, sin duda; El Silmarillion, de J.R.R. Tolkien?

Cuando tenía doce años, en el instituto, pusieron a la venta en una larga mesa un montón de libros como motivo de la celebración del día del libro. Entre todos ellos, encontré uno que me llamó la anteción; aquel libro fue El Silmarillion. Aunque la mayoría de los libros era de corte fantástico que era lo que me gustaba, y todos ellos me habría gustado llevármelos a casa, tras una larga indecisión opté por llevarme El Silmarillion.

¿Por qué ese y no otro?

Por dos detalles. El primero y quizás, el más importante, es que había leído el Hobbit. Me había gustado y mucho, pero no había leido El Señor de los anillos, mientras que todos mis amigos ya lo habían hecho. En cuando al segundo y no mucho menos importante, que es tenia, un mapa plegado en el interior de la contracubierta. Parece una tontería, pero apoyó con fuerza la idea preconcevida que tenía, de que se trataba de una lectura profunda que ahodaba en los misterios de un mundo completamente distinto. Era lo que quería.